que precauciones hay que tener en cuenta al tener sexo con un hombre

¿Qué precauciones hay que tener en cuenta al tener sexo con un hombre?

La sexualidad tiene un papel muy importante en la satisfacción personal, pero si no te cuidas y tomas precauciones, correrás varios riesgos graves, así que si vas a tener relaciones con un hombre, hay varias precauciones importantes que no debes pasar por alto.

Mejores precauciones que deber tomar al tener sexo con un hombre

Recuerda el preservativo

Usar preservativo durante las relaciones sexuales es esencial para protegerte enfermedades de transmisión sexual y para prevenir un embarazo no deseado.

Es importante que el preservativo sea de calidad y que lo uses correctamente. Debes pedirle al hombre que se lo coloque desde el inicio de la relación sexual, y en cada nueva relación debes usar uno nuevo.

Además, tienes que utilizar lubricante a base de agua para reducir la fricción y prevenir que el preservativo se rompa.

Evita usar lubricantes a base de aceite, estos dañan el preservativo, aumentando los riesgos de rotura. Asegúrate de revisar la fecha de caducidad del lubricante antes de usarlo y de no compartir el lubricante con otras parejas sexuales.

Siempre debes tener preservativos a mano, aunque seas mujer, ya sea en tu casa o en tu cartera, para estar preparada en cualquier momento. También debes asegurarte de almacenar los preservativos en un lugar fresco y seco, alejado de la luz solar directa.

Debes hablar con tu pareja sobre el uso del preservativo y asegurarte de que ambos estén de acuerdo.

Si tu pareja se opone al uso del preservativo, no olvides la importancia de protegerte a ti misma, puedes decidir no tener relaciones sexuales sin protección.

La importancia de la higiene

precauciones hay que tener en cuenta al tener sexo con un hombre

La higiene personal es esencial para mantener una buena salud sexual y prevenir infecciones en la zona genital.

Primero, es importante lavar tus manos antes y después del acto sexual. Esto ayuda a reducir la posibilidad de que las bacterias entren en contacto con la zona genital y se produzcan infecciones.

Segundo, es esencial limpiar la zona genital antes y después del acto sexual. Debes utilizar agua tibia y jabón neutro, pero no uses de jabones con fragancias, porque pueden alterar el pH de la zona íntima y causar irritaciones.

También evita el uso de esponjas o cepillos para lavar la zona genital, pueden dañar la piel sensible.

Es recomendable utilizar productos específicos para la higiene íntima, como geles o toallitas. Estos productos están diseñados para mantener el pH adecuado de la zona genital y ayudar a prevenir infecciones.

Además, debes cambiar la ropa interior diariamente y utilizar la fabricada en algodón transpirable para permitir que la piel respire. La ropa ajustada o sintética puede causar irritaciones y favorecer la proliferación de bacterias.

Por último, es recomendable evitar el uso de productos como desodorantes íntimos o perfumes, ya que pueden irritar la piel y alterar el pH de la zona genital. Si quieres disfrutar de un buen sexo telefónico te recomendamos utilizar nuestro sexo telefónico gay.

Una buena comunicación

La comunicación con tu pareja sexual es fundamental para garantizar una experiencia sexual satisfactoria y segura. Hablar abiertamente sobre tus preferencias sexuales y tus inquietudes te permitirá asegurarte de que ambos están de acuerdo en las prácticas sexuales y en el uso del preservativo.

Se recomienda establecer una comunicación clara y efectiva antes, durante y después del acto sexual. Esto permitirá que ambos se sientan cómodos y seguros, y evitará situaciones incómodas o peligrosas.

Habla con tu pareja sobre tus límites, tus deseos y tus preocupaciones para asegurarte de que estás en la misma página.

Evita prácticas de riesgo

La práctica de sexo seguro es fundamental para prevenir enfermedades de transmisión sexual e infecciones. Por ello, es importante evitar prácticas sexuales de riesgo que pueden poner en peligro la salud sexual.

La penetración sin preservativo es una de las prácticas de riesgo más comunes, esto permite el contacto directo entre los fluidos corporales y puede transmitir enfermedades de transmisión sexual como el VIH o la sífilis.

Otra práctica que puede resultar peligrosa es la eyaculación en la boca, ya que puede transmitir infecciones como la gonorrea o la clamidia. Recuerda que la eyaculación en la boca no es una práctica segura, incluso si se realiza con una pareja estable.

Por lo tanto, es fundamental utilizar preservativos y evitar prácticas que aumenten el riesgo de infección.

La penetración anal sin protección también puede ser una práctica de riesgo, dado que aumenta la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual como el VIH, la gonorrea o la clamidia.

Ten en cuenta que el ano no produce lubricación natural, por lo que la fricción durante la penetración anal puede causar desgarros y aumentar el riesgo de infección.

Es recomendable utilizar preservativos y lubricantes para reducir el riesgo de infección.

Revisiones médicas:

Realizar revisiones  medicas de vez en cuando es una buena práctica para cuidar la salud sexual. Éstas permiten detectar y tratar cualquier enfermedad de transmisión sexual en sus primeras etapas, lo que aumenta las posibilidades de curación.

Es recomendable visitar al médico al menos una vez al año, aunque si tienes una vida sexual activa y múltiples parejas sexuales, es recomendable aumentar la frecuencia de las visitas.

Durante la visita al médico, es importante hablar abiertamente sobre la salud sexual y cualquier síntoma o inquietud que puedas tener. El médico realizará un examen físico y podrá tomar muestras de orina o sangre para realizar pruebas de detección de enfermedades de transmisión sexual.

Hay que destacar que algunos síntomas de enfermedades de transmisión sexual pueden ser sutiles o incluso no presentarse en absoluto, por lo que el chequeo médico es fundamental para asegurarse de que estás sano.

Es común sentir vergüenza o incomodidad al hablar sobre temas relacionados con la salud sexual, pero es necesario recordar que los médicos están capacitados para tratar estos temas con profesionalidad.